4 lugares para visitar en Argentina

TERMAS DE FEDERACION

Sin lugar a dudas el primer lugar que te vamos a recomendar es el de Termas de Federacion, dado que las aguas termales tienen muchos beneficios para tu salud y sobre todo son muy entretenidas, lo cual las convierte en un destino único e incomparable!

CABALGATAS CON LOS GAUCHOS

Aprender a montar como un gaucho es una forma de sumergirse en la cultura y una de las cosas más divertidas que se pueden hacer en Argentina. Más al sur, en la fértil llanura pampeana, un joven gaucho trota a nuestro lado en silencio mientras vemos a tres jinetes galopar hacia adelante. Esta es nuestra cuarta vez en dos días a caballo y aunque el gaucho no habla inglés, el lenguaje de la equitación es universal.

Me acomodo al ritmo de la tierra con la ropa arrugada y las botas embarradas por el pisoteo de la llanura en la Estancia El Ombu de Areco. La mansión colonial de 1880 fue construida por el ex ministro de guerra del país, Teniente General Pablo Riccheri, cerca del pueblo rural de San Antonio de Areco. Los gauchos que conocemos hacen honor a la imagen de la romántica figura del vaquero vestido con pantalones holgados con cuchillos de hoja larga que cuelgan de cinturones de cuero tachonados de plata.

Estos hijos de la tierra viven de los ricos pastos de la pampa. La estancia es acogedora y rústica; para los estándares gauchos es lujosa pero para nosotros, el verdadero lujo es la oportunidad de experimentar la cultura de los gauchos.

Por la noche, después de la cena, un anciano gaucho saca una guitarra y rompe en una espontánea y conmovedora melodía. La melancólica atracción de la música me llega al corazón y no me atrevo a salir hacia nuestro próximo destino. Puedes ir a cabalgar con los gauchos como un viaje de un día desde Buenos Aires, pero te recomiendo encarecidamente que te quedes en la Estancia El Ombu de Areco por un par de días.

CATARATAS DEL IGUAZÚ

Las Cataratas del Iguazú son una maravilla del mundo que se comparte entre dos países, que se extiende a través de la provincia de Misiones en Argentina y Paraná en Brasil. Es un hito impresionante en Brasil y Argentina. Se pueden experimentar las Cataratas del Iguazú de muchas maneras, pero un paseo en lancha rápida bajo las cataratas es una de las cosas más emocionantes que se pueden hacer en Argentina.

Nuestra odisea argentina continúa en una lancha rápida en las Cataratas del Iguazú (Iguazú significa agua grande), en la frontera con Brasil. Al principio, estamos ligeramente húmedos por el rocío de las caídas, pero el barco pronto se acelera y desaparece en la niebla arremolinada. Cierro los ojos y contengo la respiración mientras la cascada me envuelve. Los segundos parecen minutos, y luego llega el alivio cuando la lancha emerge a salvo de debajo del borde de la cascada.

«¡Ducha gratis!» grita nuestro sonriente guía. Mojarse bajo una de las muchas cataratas de las Cataratas del Iguazú es una manera memorable de empaparse del ambiente del activo natural más famoso de Argentina. Ubicadas en el Parque Nacional de Iguazú, Patrimonio de la Humanidad, las Cataratas del Iguazú son asombrosas. Durante la temporada de lluvias, hay hasta 260 cataratas individuales repartidas en una herradura a través del río Iguazú.

La forma más económica de ver las Cataratas del Iguazú es volar a Puerto Iguazú y explorar el parque nacional por su cuenta o unirse a uno de los muchos tipos de excursiones turísticas a las cataratas. La mayoría de los visitantes necesitarán dos o tres días para explorar las Cataratas del Iguazú, pero si tiene poco tiempo, es posible ver el Iguazú como un viaje de un día desde Buenos Aires en un tour privado, pero si puede pasar más tiempo, aquí hay una guía para visitar las Cataratas del Iguazú desde Brasil también. Visitar las Cataratas de Iguazú no es sólo una de las cosas increíbles que se pueden hacer en Argentina, sino también una de las mejores cosas que se pueden hacer en Brasil.

EXPLORE EL PARQUE NACIONAL IGUAZÚ

Las Cataratas del Iguazú son uno de los lugares más sorprendentes de Argentina. Caminamos por los extensos senderos de madera del parque, deteniéndonos frecuentemente para admirar pintorescas vistas de las cataratas enmarcadas en la selva virgen. El punto de observación por excelencia es la Garganta del Diablo, situada en un mirador a 80 metros sobre el río, con agua que brota por tres lados. El rugido es ensordecedor y las nubes de vapor de agua se elevan en el aire. No es difícil ver por qué los indios guaraníes creían que estas cataratas fueron creadas por la ira del dios del bosque.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *