TusCamisetasNBA – 4 consejos para evitar las lesiones en el baloncesto

El baloncesto es un deporte muy popular entre los jóvenes atletas. Como en muchos otros deportes, hay lesiones comunes asociadas con este deporte que se basa en el atletismo, la coordinación y la agilidad.

Las lesiones comunes que sufren los jóvenes jugadores de baloncesto consisten en esguinces de tobillo, diversas distensiones musculares, lesiones por uso excesivo y desgarros de ligamentos. Si bien es imposible garantizar que se eviten las lesiones en el deporte, hay formas de reducir el riesgo de que se produzcan. A continuación encontrará descripciones de lesiones comunes en el baloncesto juvenil junto con consejos para su prevención.

Compra tus camisetas de NBA en: tienda de NBA camisetas

Mantén tus pies

El clásico esguince de tobillo lateral es el resultado de invertir con fuerza la articulación del tobillo. Los esguinces de tobillo laterales suelen ocurrir con un cambio de dirección repentino, pisando accidentalmente el pie de un oponente o en aterrizajes incómodos. Los ligamentos laterales de la articulación del tobillo que se ven afectados con mayor frecuencia en un esguince de tobillo lateral consisten en el ATFL (Ligamento Talofibular Anterior), CFL (Ligamento Calcanofibular), y/o el PTFL (Ligamento Talofibular Posterior). Al igual que los esguinces musculares, los esguinces de ligamentos se clasifican en una escala de I a III, siendo los esguinces de grado I leves y los de grado III severos.

Los esguinces agudos de tobillo (Grados I-II) suelen tratarse con reposo, hielo, compresión, elevación y estabilización del tobillo. Una vez superada la fase aguda de curación, se aborda la restauración gradual y sin dolor de la amplitud de movimiento, la fuerza, la estabilidad del tobillo, el equilibrio y la funcionalidad para facilitar el regreso seguro al juego.

Calentarlo

Muchos jóvenes jugadores de baloncesto experimentan tensiones musculares, o «tirones» de los músculos. Los tendones de la corva, las pantorrillas y la ingle (aductores) son los lugares más comunes donde se producen las distensiones musculares en los jugadores de baloncesto. Las distensiones musculares suelen producirse como resultado de la fatiga, el uso excesivo o el hecho de que un músculo no esté preparado (frío) para la actividad que realiza. La gravedad de las distensiones puede variar de leve (Grado I) a grave (Grado III). Las distensiones de grado I se producen cuando el músculo/tendón se estira demasiado. Pueden producirse pequeñas microdesgarraduras en el músculo, pero la integridad del músculo permanece intacta. Las distensiones de grado II implican una mayor cantidad de fibras musculares desgarradas y requieren una recuperación más larga que las distensiones de grado I. Por último, las distensiones de grado III se producen cuando el músculo se desgarra completamente. Este tipo de distensión puede requerir una intervención quirúrgica para que se restablezca la función completa del músculo en cuestión.

Dado que las distensiones musculares se presentan más comúnmente en músculos desacondicionados y/o «fríos», es imperativo que los atletas participen en una rutina de calentamiento dinámico adecuada antes de la actividad dinámica, como el baloncesto.

Rodilla Profunda

El ligamento cruzado anterior (LCA) es uno de los cuatro ligamentos principales que dan estabilidad a la articulación de la rodilla, pero es el ligamento más discutido en los deportes. Las lesiones del LCA suelen ocurrir en el baloncesto con mecanismos de lesión que implican cambios rápidos de dirección, pivotar, cortar y saltar. La ruptura del LCA requiere una intervención quirúrgica para reconstruir el ligamento roto. Si bien hay ciertas lesiones traumáticas del ACL que no pueden evitarse, también es importante señalar que existen múltiples factores de predisposición relacionados con las lesiones del ACL (es decir, el género, la estructura ósea, la mecánica de aterrizaje, la superficie de juego). Los atletas pueden tomar medidas para reducir el riesgo de lesiones del LCA mediante un programa completo de fuerza y acondicionamiento y un régimen de calentamiento adecuado antes de la actividad dinámica, como se ha mencionado para evitar los esguinces musculares.

Cabezas arriba

Muchos padres se preocupan por las conmociones cerebrales de sus jóvenes atletas, independientemente del deporte. Aunque la mayoría asocia las conmociones cerebrales con deportes de contacto más agresivos como el fútbol, el lacrosse e incluso el fútbol, este tipo de lesión también puede ocurrir en el baloncesto. De hecho, en un estudio reciente, el baloncesto representó más del 9 por ciento de las conmociones cerebrales atléticas entre los niños de 8 a 19 años de edad, lo que lo coloca en segundo lugar entre los deportes juveniles (detrás del fútbol solamente).1 Tales mecanismos de lesión pueden incluir un codo incidental en la cabeza durante el juego o el contacto de cabeza a cabeza entre los jugadores cuando se lanzan en busca de una pelota suelta. Las conmociones cerebrales pueden ser complicadas, pero requieren una intervención temprana, descanso, seguimiento con un médico y un plan de tratamiento adecuado en fisioterapia para garantizar un regreso seguro a la actividad.

Leave a Reply

*Your email address will not be published. Required fields are marked

*