Ahora que Internet se ha convertido en una poderosa herramienta de marketing, su sitio puede (y debe) ofrecer mucho más que el mínimo. Con una fuerte estrategia de marketing de contenido, su empresa puede llegar pasivamente a los clientes potenciales, responder a sus preguntas y convertirlos en clientes potenciales. Conoce también esta web: diseño web granada

Conozca su público

Antes de poder crear cualquier tipo de estrategia de marketing (online o de otro tipo), necesitas conocer a tu público. Pero a diferencia de la mayoría de los métodos tradicionales, el marketing de contenido requiere que usted sepa más que quién es su objetivo demográfico.

La comercialización de contenido requiere que escriba artículos, publicaciones en blogs y gráficos que atraigan a su público. Para poder hacerlo, necesita entender qué es lo que quieren sus clientes potenciales. ¿Cuáles son sus intereses? ¿Con qué necesitan ayuda? ¿Y qué palabras y frases utilizan para encontrar respuestas en línea?

Aquí hay un ejemplo de este consejo de marketing de contenido en acción. Una estrategia de marketing digital farmacéutico y una estrategia de marketing digital dental pueden centrarse en dos públicos distintos, aunque ambas operen en el campo de la salud. Mientras que el negocio farmacéutico se dirige a los médicos, el consultorio dental se centra en los pacientes, lo que da lugar a diversos contenidos.

Si se tiene un sólido conocimiento de su público, los esfuerzos de marketing de contenido serán mucho más exitosos. Y si nunca has hecho este tipo de investigación, crear personajes puede ser una gran manera de empezar.

Escribe para tu público

Esta técnica de marketing de contenidos puede sonar obvia, pero una vez que sabes quién es tu público, tienes que escribir para él. Desde la selección del tema hasta las ediciones finales, tu público debe jugar un papel importante en la forma de presentar la información.

Desde el principio, debes seleccionar temas que los clientes potenciales quieran conocer. Este es un proceso difícil (y a veces te equivocas), pero puedes empezar con estas siete formas de encontrar ideas que les encanten.

Investigue a sus competidores

Considerando que el 48% de los comercializadores B2B y el 77% de los comercializadores B2C utilizan la comercialización de contenido, es probable que no sea el único negocio de su industria que intente atraer clientes con contenido. Y aunque esto significa que tienes competencia, también significa que tienes la oportunidad de ver lo que otras personas están creando.

Eche un vistazo a lo que otras empresas de su industria (especialmente los principales competidores) están haciendo con sus estrategias de contenido. ¿Qué formatos están usando? ¿Qué temas están discutiendo? ¿Y cómo están respondiendo sus lectores?

Encuentre un ángulo único

Este es uno de los consejos de marketing de contenido más importantes. Aunque sus competidores pueden ser grandes fuentes de ideas, debe evitar publicar contenidos demasiado similares a los de los demás. Después de todo, el objetivo de la comercialización de contenido es proporcionar a sus clientes información útil, no información que esté fácilmente disponible.

Siempre que vea una gran idea, resista la tentación de simplemente replicarla con algunas pequeñas alteraciones. En lugar de ello, vea el tema como un punto de partida, y busque maneras de tomar su propio ángulo único. Esto evitará que forme parte de la «cámara de eco» del contenido en línea y será mucho más interesante para sus lectores.

Reduzca su enfoque

Al seleccionar los temas sobre los que quieres escribir, puedes encontrarte con temas amplios y generales. Pero a menos que estés dispuesto a dedicar el tiempo necesario para crear un contenido amplio y extenso, deberías reducir cada tema hasta el punto de poder cubrirlo completamente.

Además de hacer más manejable la creación de contenido, esto también te ayudará a crear temas más efectivos. Es mejor tener 10 páginas que respondan exhaustivamente a una pregunta específica que una página que responda a 10 preguntas con una explicación mínima, especialmente si cada pregunta trata de un tema diferente.

Tener un propósito para todo lo que creas

La mayoría de los contenidos se clasifican en una de estas dos categorías: Útil o entretenido. A medida que se te ocurran ideas sobre el tema, pregúntate si tu idea ayudaría a un cliente potencial a resolver un problema. Si no, pregúntate si lo encontraría divertido o interesante.

Si la respuesta es «no» a ambas preguntas, descarta la idea. Y si la respuesta es «sí», deja claro el propósito en tu título. En muchos casos, esto es tan simple como «Cómo hacer X» o «10 cosas que debes saber sobre Y». Si los lectores saben lo que aprenderán al leer tu artículo, es más probable que se tomen el tiempo para hacerlo.