3 éxitos cinematográficos para ver en casa

Primera reforma (2018)

La película: En la que Ethan Hawke de alguna manera no fue nominado a un Oscar. El escritor de Taxi Driver Paul Schrader escribe y dirige esta historia sobre un pastor de un pequeño pueblo, Ernst Toller (Hawke) cuya vida entera gira en torno a su parroquia. Dedicando tiempo cada día a escribir un diario brutalmente honesto, Toller encuentra la verdad en el fondo de la botella y la falta de fe le lleva a un ultimátum de fe. Entran los recién casados, Mary y Michael Messana, que sacuden las creencias existentes de Toller.

Por qué vale la pena verlo: Un verdadero slow-burn que defiende los grandes momentos de la vida que llegan a definirnos, no anticipará los giros que se producen, porque se sienten muy en desacuerdo con el tono de la película. Son estas arriesgadas decisiones de la historia las que, en algunos lugares, se hacen eco de Taxi Driver.

Mira más en hentaila!

Nunca estuviste realmente aquí (2018)

La película: Probablemente no sea una película para ver cuando se necesita un estímulo, este thriller de 2017 de Lynne Ramsay se centra en la vida de un sicario de la ciudad de Nueva York interpretado por Joaquin Phoenix. Un asesino a sueldo, Joe prescinde de sus objetivos por un salario de miseria y de un martillo, añadiendo una dosis de brutalidad de cerca a su trabajo que contrasta enormemente con su tiempo de inactividad que suele pasar con su anciana madre. Cuando se cree que la hija adolescente de un senador ha sido secuestrada, Joe es convocado para localizarla y llevar a sus captores ante la justicia.

Por qué vale la pena verlo: Aparte de su cautivadora actuación central de Joaquin Phoenix, deberías estar comprobando esto por el trabajo estelar de Ramsay, que continúa ofreciendo inusuales tomas de vista sobre temas más oscuros. Puede que hayas visto temas similares tratados en la pantalla, pero ninguno con un enfoque tan único e inquebrantable. Oh, ¿y he mencionado que son sólo 90 minutos?

Octavo grado (2018)

La película: Por fin, una película que aborda la adolescencia temprana con cierto grado de seriedad. Eso no quiere decir que «Octavo grado» no sea divertida, porque está llena de humor y encanto, la mayoría de la cual proviene de la recién llegada Elsie Fisher que revela su maestría en la torpeza como Kayla Day. Incluso mientras sufre sus propias ansiedades sociales, Kayla trata de mejorar a sí misma y a sus compañeros ofreciendo consejos a través de su blog, e incluso tomando sus propios consejos para conseguir más amigos y pasar el año escolar.

Por qué vale la pena verlo: El escritor-director Bo Burnham aprovecha la realidad de lo que significa ser un niño de 13 años hoy en día en la cultura actual de compartir cada detalle de nuestras vidas en los medios sociales. En realidad, es la actuación de Fisher la que hace que el Octavo Grado sea un reloj ganador. Ella realmente ilumina la lucha de la adolescencia, desde la primera escena hasta la última, permitiéndonos ser testigos de cerca de esas batallas que parecen de vida o muerte cuando eres un niño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *