10 salmos cortos que puedes orar en la noche

Uno de los mejores momentos para la oración es sin duda alguna en la noche porque hay más tranquilidad y no existen pendientes que hacer, por lo que es buena idea orar a esa hora. Si deseas hacerlo, te diremos 10 salmos cortos que puedes orar en la noche para que lo hagas. Te dejamos con dicha información aquí abajo.

Salmos 142:1

“Señor, escucha mi oración; tú, que eres fiel, atiende a mi súplica; tú, que eres justo, escúchame.”

Dentro de estos 10 salmos cortos para orar en la noche, recomendamos empezar con el anterior capítulo y versículo porque es con el que el señor podrá escucharnos. Así que, hazlo y después sigue con los siguientes.

Salmos 142:8

“En la mañana hazme escuchar tu gracia, ya que confío en ti. Indícame el camino que he de seguir, pues levanto mi alma a ti.”

Salmos 62:5-7

“Sólo Dios me da tranquilidad; sólo él me da confianza. Sólo él me da su protección, sólo él puede salvarme; ¡jamás seré derrotado! Dios es mi salvador; Dios es mi motivo de orgullo; me protege y me llena de fuerza. ¡Dios es mi refugio!”

El siguiente de los salmos cortos para orar en la noche no debe faltar dentro de estas oraciones porque es realmente importante.

Salmos 56:3-4

“Cuando siento miedo, confío en ti, mi Dios, y te alabo por tus promesas; Confío en ti, mi Dios, y ya no siento miedo. ¡Nadie podrá hacerme daño jamás!”

Salmos 86:11

“Instrúyeme, Señor, en tu camino para conducirme con fidelidad. Dame integridad de corazón para temer tu nombre.”

Salmos 61:1-3

“Oh Dios, escucha mi clamor y atiende a mi oración. Desde los confines de la tierra te invoco, pues mi corazón desfallece; llévame a una roca donde esté yo a salvo. Porque tú eres mi refugio, mi baluarte contra el enemigo.”

Salmos 32:8

“El Señor dice: Yo te instruiré, yo te mostraré el camino que debes seguir; yo te daré consejos y velaré por ti.”

Salmos 23:4

“Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento”.

Salmos 142:9-10

“Líbrame del enemigo, Señor, que me refugio en ti. Enséñame a cumplir tu voluntad, ya que tú eres mi Dios. Tu espíritu, que es bueno, me guíe por tierra llana.”

Este otro de los salmos para orar en la noche que te dejamos abajo puede ser el que culmine con tus minutos de oración a Dios, por lo que es buena idea finalizar con él.

Salmos 142:11-12

“Por tu nombre, Señor, consérvame vivo; por tu clemencia, sácame de la angustia. Por tu gracia, destruye a mis enemigos, aniquila a todos los que me acosan, que siervo tuyo soy.”

Ahora que tienes esos 10 salmos cortos que puedes orar en la noche, trata de realizarlos siempre que puedas y si deseas incluir otros más, puedes hacerlo. No olvides ninguno de ellos y tenlos en cuenta para esas ocasiones en las que quieras agradecerle a Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *